La cosa más bonita del mundo.

Lo siento, pero la cosa más bonita del mundo la tengo yo entre mis brazos.

Lo que ganas…

Ser mamá no se mide por lo que dejas atrás al tener un bebé, sino por lo que ganas al hacerlo.