¿Te lo puedes imaginar?

Imagino que como todo el mundo habrás soñado alguna que otra vez una pesadilla.

No sé si corre por ahí algún afortunado que no sepa lo que es.

Bien, daré por hecho que tú no eres ese suertudo.

Ahora recuerda tu peor pesadilla ¿Sí? ¿La tienes?

Imagina que en el momento del sobresalto no te despiertas. Que la tortura y el terror siguen ahí.

¿Puedes?

Pues bien, así han sido mis últimas semanas.

He estado paralizada, llevando a cabo lo mínimo imprescindible para sobrevivir: preparar la comida de mi niña y llevarla al colegio.

Era tanta la tensión que corría por mi cuerpo que mi capacidad de concentración se vio gravemente afectada, incluso comprar me suponía un esfuerzo.

Apenas he dormido, ni he comido.

Apenas nada, solo lo mínimo imprescindible y algo más para distraerme, vídeos y más vídeos.

Hiper activada pero sin poder hacer nada.

Y hoy mi cuerpo me ha dado tregua. Hoy puedo respirar.

Pero buf… Estoy alucinada con los últimos descubrimientos de mi pasado.

Toda mi puta vida preguntándome qué coño me pasa y resulta que he sido abusada.

¿Estás preparado para leer el siguiente capítulo?

Buf, yo no sé si estoy preparada para explicarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s