Me arrebató la vida.

Me llamo Judith Roig.

Tengo 41 años.

Y la pregunta que más he odiado en esta vida es… “¿A qué te dedicas?”.

No me dedico a nada.

No he hecho nada.

No hago nada.

No soy experta en nada.

Mi CV debería poner “es nada”.

Alguien que no ha hecho nada en su vida es nada.

Una mierda, basura, desecho, aprovechado, parásito, que chupan y no dan nada a cambio.

No sé si hay algo peor, quizás un ladrón o un violador. Pero alguien que no hace nada es menos que una mierda. Es nadie.

“¿Qué haces?”

“Nada”.

Y sientes cómo clavan sus miradas condenatorias.

Así que me he pasado la vida tratando de fingir que era alguien. Entre los desconocidos quizás colaba. Pero entre esa gran familia, de amistades y parientes de todo tipo, que tanto te puede respaldar como condenar, bien saben que no soy nada.

Ahora mismo son las 5:00 de la madrugada en ciudad de México, donde vivo actualmente. Nadie me conoce y a veces esto viene bien. Nadie me condena.

Y ¿por qué estoy aquí echando todo este rollo?

Porque me cansé de tanto silencio, de tanta soledad, de tanto aislamiento, de tanto dolor, de no hacer nada.

A decir verdad, llevo años harta de la situación.

Os lo aseguro, a nadie le gusta sufrir. Y no ser nada es sufrir.

El caso es que los acontecimientos se suceden y ahora, aquí, en este rincón del mundo, alejado de la tierra que me ha visto crecer, alejado del pueblo donde saben que no soy nada. Aquí, al otro lado del charco, rodeada de no sé cuantisimos millones de personas, aquí mi prisión mental ha abierto una puerta.

Me arrebataron la vida y parece que tengo una oportunidad de recuperarla.

He vivido en una prisión mental que sólo los que han sido víctimas de abuso sexual infantil pueden saber lo que supone.

Una prisión, un infierno, soledad, dolor, y además rechazada porque no eres nada.

¿Cómo iba a ser algo si estaba atrapada?

Atrapada en mi prisión mental.

Me arrebató la vida.

Ese hombre, que buscaba consuelo, o placer, o ambas cosas, en mi, en un criatura indefensa, vulnerable, que de seguro que no se iba a revelar, ni se reveló, ese hombre me arrebató la vida.

Por unos besos, unas caricias, por un deseo pernicioso que te penetra en lo más hondo y te deja sin respirar. Me quedé sin aliento y sin vida.

Con 41 años me llega la oportunidad de sanar. Bueno, al menos me quedarán unos añitos para disfrutar.

¿Pero por qué estoy aquí hablando de todo esto?

He sido víctima de abuso sexual infantil. He vivido en mi propio ser el infierno que supone las secuelas de un acto tan atroz. Atroz porque te arrebata la vida.

El dolor y el miedo se apoderan de ti y no tienes donde huir.

Es por ello que quiero dar mi testimonio.

No sé cómo acabarán estos textos , ni por dónde irán. Pero quiero que todo el mundo sepa lo terrible que es ser víctima de abuso sexual infantil. No me cansaré de repetirlo: te arrebata la vida.

Me encantaría que mi mensaje llegase a todo el mundo.

A los padres, para que se informen y sepan proteger de verdad a sus hijos.

A las víctimas para que sepan que hay esperanza y que en realidad no son ninguna mierda, sino unas víctimas de algo atroz.

A los verdugos, para que sean bien conscientes de las consecuencias de sus actos: destrozar la vida de un ser humano.

Y a los que son ajenos a todo ello, quiero que sepan porque el silencio es nuestro peor enemigo.

Con todo ello no quiero contribuir con el movimiento me too. No creo en él.

Yo quiero centrarme en la víctima.

Quiero que se hable del abuso sexual infantil abiertamente, sin juzgar, sino con el afán de encontrar verdaderas soluciones y verdadera ayuda para las víctimas.

Porque repito, nuestro peor enemigo es el silencio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s