No soy suficiente

Salen por la puerta mientras yo les digo adiós con una sonrisa de oreja a oreja. Me siento en la silla y ¡descanso! Siento como todo mi cuerpo se relaja al momento, como todas las tensiones se liberan y puedo volver a respirar en paz.

Y es me paso el día pendiente de una personita chiquitita que se mueve mucho, no para quieta, que todo lo quiere coger, tocar, que pide constantemente, ya sea algo que no alcanza o atención, ya sea sueño, hambre o explicarte sus últimos descubrimientos.

Es un encanto, pero agota porque a cada rato me asusto, ai que se cae, ai que se golpea, ai que se pilla los dedos, ai que tira la lámpara, ai el agua… y así me paso el día.

Eso sí, intercalo los ai’s con los oh qué guapa, mira lo que hace…

Todo el día pendiente, atendiendo, sobresaltando, también maravillandome. Pero voy acumulando tensión, nervios y cansancio. Me voy cargando porque me voy conteniendo porque si chillo es peor. Siento como la rigidez de mi cuerpo aumenta.

Soplo, pienso en cosas bonitas, le sonrío no sólo para gustarle también en aras de la relajación mental. Muchas veces pongo música, ya sea infantil o de adultos, según la situación. Otras salgo a la calle. Este es uno de los recursos que mejor me funciona.

A pesar de nuestra economía ajustada hemos contratado una señora que viene un día a la semana a limpiar. Es maravilloso pues la mierda y el caos no se acumula ¡sin necesidad de que yo intervenga mucho! Igual he de faenar pero me relaja algo mentalmente el hecho de saber que un día todo volverá a su sitio. Hace tiempo que asumí que a pesar de todos mis deseos la casa no va estar perfecta.

El escribir por las mañanas me va genial. Aún con todo es absolutamente imprescindible que una vez al día o como mucho cada dos días me quede absolutamente sola un rato.

Casualmente, mientras escribía, he visto un video en el Facebook dedicado a todas las madres desesperadas (o sea a todas las madres, imagino) dando consejos y ánimos.

Buf, a mi me desesperan estos tipos de videos. Y cuando veo los comentarios de las mamis me dan ganas de escribir y decirles “pero chicas ¡esto no es normal!”.

No, no creo que sea normal que todas acabemos histéricas perdidas.

El principal mensaje del video decía “eres suficiente”. Bueno, en parte tiene razón, la criatura sobre todo el primer año, necesita básicamente a la mamá. Pero ¿y yo? ¿Quién carajos me atiende? No es normal que las madres nos encontremos tan solas.

Después te recuerda que es solo una etapa, que pasará. ¡Tócate los huevos! con perdón. Sí, esta pasará pero vendrá otra y luego otra y otra y así hasta que un día te das cuenta que, ups, ya no te necesitan. Y lo peor es que si una etapa no va como es debido la siguiente, muy probablemente, será peor. Eso el video no te lo dice.

Y no recuerdo los otros mensajes.

He añadido un comentario:

“De acuerdo con todo menos con una cosa… No soy suficiente… Ella me necesita pero yo necesito a alguien que me cuide. Si no es así entonces es cuando lloro, cuando grito por nada, cuando pierdo la paciencia y los nervios. Si no hay alguien detrás sosteniéndome me caigo y le hago daño. No soy suficiente, necesito a alguien más que me cuide.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s