Ella.

No recuerdo cuando empecé pero desde entonces me aplicaba cada día crema hidratante en mi cara. Si no lo hacía sentía que algún extraño y poco deseable fenómeno iba a suceder en mi rostro. Si por alguna misteriosa razón despertaba lejos de mi cama sin mi crema eso no era suficiente motivo para no conseguir una, la que fuera, y aplicarmela. Incluso una corporal. Este gesto constituía uno de los pocos de mi cuidado personal. Todo ello hasta que parí.

Desde que di a luz que ni me peino a diario. Antes lucía una larga y seductora melena. Ahora esta permanece apretada en un moño que aguanta los días que haga falta. Dicen que cuando alumbras asusta como se cae el pelo. No os lo puedo decir. Como se ha mantenido casi permanentemente atado pues no ha podido caer. Y después de casi 11 meses esa terrible amenaza en mi rostro no ha sucedido. O sí, pero creo que es más bien cuestión de la edad.

No sé, però ayer, en un momento dado empecé acariciar mi muslo y me di cuenta de lo descuidada que andaba por el mundo. Un día, después de no sé cuántos de estar pendiente solo de mi nena me desperté con ganas de vestirme bien. Y lo hice. A lo que Antonio cuando me vio exclamó “oh! ¡Sexy mami!”.

Nunca he sido de arreglarme mucho pero sí que tenía mis dos a tres truquitos para sacarme partido. Ahora, con suerte consigo ducharme y meterme algo de ropa encima. Y no es solo cuestión de falta de tiempo, que también, es que ni pienso en ello. Pero cuando lo hago me pesa. Y ayer me pesó. Sí, me aflige no lucir bonita. No mucho, pero por ahí anda mi pesadumbre por mi falta de cuidado personal. Pesadumbre que ayer sentí.

Es increïble como te cambia la vida la maternidad. Como una personita puede llegar a cautivar tanto tu atención. Sí, otro tópico. Pero también tan cierto. Es que me alucina. Ahora me paso el día pendiente de ella y, cuando me deja, de mi tablet. Me pongo a limpiar, a cocinar, a ordenar porque así puedo hacer algo mientras estoy al tanto de ella. Uno podría caer en el error de pensar que lo hago porque toca. Pero no. La realidad es que esas tareas me permiten permanecer atenta a sus movimientos. Y cuando se duerme lo dejo todo y cojo mi tablet. Podría aprovechar y avanzar en las tareas del hogar. Pero no. Hice comprar una cuna para ello. Pero aún no dispongo de la pertinente ropa y me va perfecto. La niña ha de dormir en la cama y es la excusa perfecta para permanecer a su lado y colgarme en la tablet. ¡Se puede caer si no la vigilo!

Niña y tablet. Este es mi mundo actual. ¿Y qué hago con ese artilugio? Pues trabajar en el blog. Estoy buscando la manera de rentabilizarlo. Porque quiero mucho dinero. Porque quiero llevar a mi pequeña a un buen colegio Montessori y quiero poder comprarle buenos juguetes, no muchos, pero sí buenos y bonitos, como una bicicleta o unos patines. No son baratos. Y quiero hacer actividades con ella como llevarla de excursión, o de viaje por Navidad. Y quiero ir cada año a mi tierra para que ella la conozca. Y quiero que coma sano, que desgraciadamente eso no es barato. En fin, que necesitamos mucho dinero. Así que cuando cojo la tablet, a parte de ser mi espacio, también lo hago pensando en ella. Ella ha captado mi vida.

Ella que ayer siguió pachucha y con el culete irritado. A cada momento tenía que cambiar el pañal para renovar la crema. Y se pasó prácticamente todo el día o durmiendo o en la mochila. Hoy hemos de ir a inmigración. A ver como irá la cosa. Su posible malestar no me preocupa pudiendo portear. Pero ya me veo cambiando pañal a cada rato y hacerlo por ahí me supone, de entrada, una incomodidad. Bueno, veremos qué pasa. De hecho, creo que está deseando salir a la calle. Llevamos cuatro días encerradas. Le irá bien. Y a mí también.

One Reply to “Ella.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s