Aún no canto victoria.

Buenos días! Mi pequeña creo que ya está mejor. Al acostarnos ya no presentaba fiebre y volvía a sonreír como es habitual en ella. Además ya toma el antibiótico sin problemas. La noche la ha pasado bastante bien aunque ha mamado mucho. Bueno, no quiero cantar victoria aún, a ver como se despierta hoy.

La mañana de ayer fue durilla. Le bajó la fiebre y su aspecto era mejor que el del fin de semana. Pero creo que el antibiótico no le sentó bien. Se mostraba pesaba. A cada rato se quejaba y su tolerancia ante la frustración se encontraba bajo mínimos. Me pasé la mañana consolando y dando pecho. Apenas pude hacer nada. No limpié. No ordené. Tan solo logré, a duras penas, cocinar un sopa. Eso sí, me quedó bien rica.

Que mal se pasa cuando tu bebé enferma. Quizás suene a tópico pero es tan verdad. Y lo más curioso son los sentimientos de culpabilidad. De alguna forma responden a esos remordimientos que tengo por ahí medio escondidos por no hacer todo lo que considero que debería hacer. Una no es perfecta y comete algún que otro pecado. Por ejemplo las sábanas no las cambio con toda la frecuencia que considero oportuna. O últimamente le he dado de comer algún que otro alimento con sal. En teoría hasta el año no se puede. Y muchas veces cuando se le cae un juguete al suelo no soy muy cuidadosa con su higiene. ¡Ah! Y a veces me olvido de limpiarle las manos antes de comer. Con esto si que me siento terrible pues se pasa el día gateando así que imagínate cómo acaban sus manos.

Claro que esto de los remordimientos va en función de lo que uno considera y no de lo que realmente debería ser. ¿Y quién sabe lo que debería ser? Aquí en México puedes ver los bebés cargados en brazos y cubiertos de pies a cabeza con una y hasta dos mantas bien abrigadas. De acuerdo que no hace calor, ¡pero tampoco tanto frío! Me da mucho apuro verlos. Y a ellos les da apuro ver a la mía. La llevo con manga corta, sin zapatos. Eso sí, con calcetines, aunque he de confessar que muchas veces se los pongo simplemente por los demás.

Ya han sido varias veces que han dejado caer algún comentario al respecto. Agradezco que siempre han opinado desde la discreción y el respeto. Una vecina me dijo directamente que le daba apuro ver a mi bebé. Yo le respondí que a mi me daba apuro ver los bebés de México. Nos reímos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s