Amar a mi bebé.

Amar a mi bebé no es verla la más guapa, es adorar su aspecto.

Es venerar cada pequeño gesto, cada ruido diminuto.

Es poder contemplarla sin hacer nada por horas y que mi cuerpo se llene de una suave alegría.

Es acompañarla en cada momento, en cada trance y si hace falta en silencio e incluso en la distancia.

Es llorar de emoción y gratitud por tener tan maravillosa obligación.

Y digo obligación porque es así. No puedo escapar, no puedo desconectar. Si lo hago estoy fallando. Por muy cansada, agotada que esté. No puedo.

Es olvidarme de mi misma, pero al mismo tiempo tenerme más presente que nunca.

Es conectar con mi esencia, con mi furia, con mi energía.

Me siento más mujer que nunca, más yo que nunca.

Es amar la vida, amar a los demás pero no dar bola a nadie.

Son las 7:42 y ya ha despertado con su eterna sonrisa en el rostro. Buenos días.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s