Es duro decirlo.

Tengo en la cabeza una especie de alarma que en ciertas ocasiones suena demasiado fuerte, tanto que me dificulta el acceso a los recursos que dispongo para gestionar a mi niña. Me explico.

Tratar con respecto a una criatura incluye no castigar ni echar broncas. Ni tan siquiera cuando empiezan a tocarlo todo no es válido ir machacando al pobre bebé. Quizás sea un poco fuerte lo que voy a decir pero la primera vez que lo oí lo consideré imposible. E incluso improcedente. A una criatura se le ha de enseñar desde el principio que hay límites y cuales son. Sino ¿cómo lo haces? ¿Cómo tratas a una criatura? ¿Cómo la puedes manejar sin ese modo?

La respuesta es sencilla: anticipando, evitando y distrayendo. Y si, realmente funciona. Cuando logro anticipar o detectar qué le pasa puedo evitar o distraer y mi nena se muestra tan feliz como siempre.

Pero no siempre lo consigo. A veces mis nervios me la juegan. Mi hija tiene su forma particular de pedir cuando quiere tocar o coger algo que no se encuentra a su alcance. Emite un ruidito muy característico. Y cada vez que lo oigo me pongo en tensión.

Desde el primer instante me preocupa el bienestar de mi hija, sobretodo a nivel mental y emocional. A veces creo que excesivamente. Sentir que a mi hija le falta algo me inquieta y hay momentos que la inquietud es tanta que me quedo paralizada. Me cuesta saber qué le pasa exactamente, qué quiere o necesita. Al final siempre consigo resolverlo pero sin estos nervios la cosa fluiria mucho mejor.

En otras situaciones simplemente me indigno. Por ejemplo cuando le estoy cambiando los pañales o cuando la intento dormir. Quizás suene ridículo o egoísta.

Pongamos que tiene sueño. Empiezo a darle el pecho mientras la balanceo. No me importa hacerlo. Parece que está a gusto, que se está durmiendo. De repente levanta la cabeza, alarga el brazo y emite el ruidito. Quiere algo. Mirar por la ventana. Abrir el armario. Algo. Yo estoy haciendo un esfuerzo, estoy poniendo mi dedicación para que se duerma y no se le ocurre otra cosa que pedir. Siento como me cabreo en un periquete.

Otro caso. Después de estar todo el día pendiente de ella y, al mismo tiempo, haciendo las tareas pertinentes, quiero relajarme un poco. Ir al tenis para tomar algo y charlar un rato, ni que sea una hora. Al poco de llegar empiezo a oír ese ruidito ¡otra vez!

Empiezo a pensar que quizás sea la segunda opción. Que en cuanto oigo ese ruidito un rayo de ira recorre todo mi cuerpo al instante. No es para menos. Me paso todo el día atendiendo la niña. Que si teta, que si comida, que si cambiar pañal, que si bañito, que si “oh! Un patito!”, que si ahora vomita aquí, que si ahora se embarra toda al hacer caquita, que si limpiar, limpiar y limpiar. Ahora, por ende, hemos de estar pendientes de sus deseos, de sus caprichos. Porque de hecho está continuamente pidiendo.

¡Ostras! Sí, creo que si. ¡Que es eso! Mi niña, esa criatura que adoro, que me encanta despertarme cada día a su lado, que me pasaría horas escuchando sus ruiditos cuando juega, cuando come, cuando mama, esa misma a veces me molesta. Pensaba que me alarmaba, pero no. Según qué demanda me indigno, me cabreo, me harto. Sé perfectamente lo que he de hacer para tener mi vida contenta y feliz. Pero a mi ira no le da la gana atenderla.

Guau. Hoy me ha ido genial escribir aquí. No sabéis el peso que me he quitado de encima. Ya sé que le pasa a mi hija. Que a su madre, en ciertos momentos, no le da la gana atenderla. Suena duro pero es así. Qué fuerte. Sabiéndolo puedo corregirlo. Mañana ya os explicaré como ha ido el día de hoy. Ahora voy a integrar este nuevo descubrimiento de mi misma.

¡Gracias por leerme!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s