Qué complicado

5:15, que hora más curiosa. Llevo días viendo horas de este tipo. Por ejemplo miro mucho el reloj a las 17:17 y a las 11:11. Dicen que tiene su significado. Es posible. Por ahora lo que implica es que he de empezar a escribir.

Ayer fue un día durillo. Me desperté mal, con dolor de cabeza. Parecía el inicio de una migraña. Por suerte no fue a más. Me tomé el día con calma, sobretodo la mañana. Cuando conseguí levantarme tranquilamente fui a desayunar. Me sentó bien la comida. Como si me diera fuerzas para soportar mejor el malestar.

Luego volví a la cama. Me pasé un buen rato en ella con la niña al lado jugando con algún juguete que le dejé. Es una ricura. Yo me sentía medio catatónica y ella iba haciendo, deshaciendo y balbuceando. Me encanta oír con emite sus sonidos. A veces se pone en un plan que da totalmente la impresión que está dando un discurso. Quizás en su mente lo sea. Levantando su mano y meneándola suavemente.

Parecía que estaba a gusto ahí a mi lado jugando. No protestaba y apenas me reclamaba. De vez en cuando se acercaba a mi pecho y tomaba un sorbito. Aunque hubiese preferido dormir profundamente, me sentó bien estar un rato echada medio relajada. Solo medio, claro.

Por fin me levanté y pasé el resto del día comprando el billete de avión. Primero con la ayuda de mi madre. Después fui a una agencia de viajes. Aún no lo tengo. Qué complicado. Te cambian el precio constantemente. Qué pesados. Y además se ve que si te dedicas a mirar mucho la fastidias porque entonces este va subiendo. Qué fastidio. Y para el colmo no hay vuelo directo desde donde vivo, tendremos que hacer escala. Qué miedo. Y cruzar el gran charco se tarda unas 10 horas. ¡Madre mía! No sé cómo lo haré con mi niña. Se volverá loca y me volverá loca.

He decidido que mejor no pensar mucho en ello. Ya iré improvisando. Lo que sí quiero es proveerme de juguetes que la distraigan mucho. Por ejemplo, tengo unos patitos chiquitos de colorines que le encantan. Bueno, de hecho les gusta a todos los nenes pequeños. Es impresionante el éxito que tienen. También llevaré unas conchas del mar. ¡Le fascinan!

Hace ya un poco leí una actividad para bebés a partir de 6 meses. No recuerdo su nombre pero que me pareció muy interesante. Se trata de poner una cesta con objetos cotidianos adecuados al bebé. Que los pueda coger, tocar y meterlos en la boca sin ningún peligro. Me gustó la idea. Así que empecé a recolectar objetos con esta finalidad. Ahora cada semana, más o menos, le pongo una cesta con diferentes objetos. Una semana zapatitos, otra diferentes tipos de bolsitas, o trozos de telas, con diferentes texturas. Objetos de madera, objetos rojos. Unas castañuelas, un peine… hubo una semana que le puse conchas del mar y caracolas. ¡Guau! ¡Qué éxito! Se volvía loca. Y era con lo que más tiempo se entretenía. El inconveniente es que se rompen y entonces las he de tirar. Ahora he de conseguir más.

También hay un cuento que le gusta mucho porque sale gatitos. Ya he comentado en algún otro post cuánto le gusta los animales. ¡Ah! Y su muñeca. Creo que es el juguete que más entusiasmo ha mostrado. Además desde el primer momento. Así que tenemos: patitos, conchas, libro, muñeca. Sospecho que no será suficiente. Creo que iría bien encontrar algo más. No se si un puzle de madera para bebés con animales. No se, ya encontraré.

Alguien me ha sugerido ponerle vídeos. No lo contemplo. Soy de la liga anti TV. No me fallaré ahora de esta manera. Y menos con mi nena.

¡Ah! también le gusta mucho las pelotas. Pero claro, eso en el avión no es viable.

¿Alguna sugerencia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s