Mi maternidad ideal.

Hoy vamos al médico por el tema de los vómitos. Esta semana he tenido prohibida la leche y sus derivados. Pero creo que ha sido medio inútil. No ha vomitado. Pero es que el mismo día del médico de la semana pasada ya no lo hizo. Sigo pensando que es una simple cuestión madurativa. Estoy siguiendo el método “baby led weaning” y no se si me gusta. Bueno, sí que me gusta. Pero no es nada práctico. 

Desde siempre he querido ser madre. Pero hace tiempo lo veía bastante inviable. Siempre he sido desordenada, perezosa, nunca me ha gustado las tareas del hogar (bueno, esto ahora ha cambiado un poco), no soy nada práctica, he vivido casi toda mi vida en la luna de Valencia. Plantearme tener un bebé era una locura.

Prepara los biberones, el niño está llorando, limpialos, esterilizalos, ahora levántate por la noche y preparalos otra vez, el niño sigue llorando, las noches transcurren sin dormir, por ahí corretea el cochecito, ese trasto enorme en el que los bebés no están a gusto y lloran. A pesar de mi ardiente deseo se me hacía cuesta arriba.

Un día, en un curso de emprendimiento, una mujer nos enseñó su actividad. Era mami bloguera. E intentaba ganarse la vida vendiendo fulares por Internet. Nos enseñó esas telas largas. Nos mostró cómo usarlas con un muñeco especial. Nos habló del porteo. Y yo estaba ahí descubriendo un mundo nuevo. “Guau” pensaba, “esto es una maravilla. Esto es lo que hacen las indígenas. Y ahora ¡lo podemos hacer nosotras!”. Me hallaba sorprendida, maravillada y aliviada. Sí, de golpe algunos de inconvenientes más graves que veía en la maternidad desaparecieron. Así, de un plumazo.

Aparte descubrí también el papel de mami bloguera. Es decir, una mujer con una ocupación que podía compaginar perfectamente con la crianza sin necesidad de guarderías y demás. “¡Guau! ¡Así sí que se puede ser madre!”. Me imaginé con mi bebé pegadito a mi sentada delante del ordenador ganando dinerito para los dos. Recuerdo que incluso se lo comenté a mi padre.

Más tarde vi que se estaba promocionando la lactancia materna exclusiva y además a demanda. Metí la nariz y mi nueva imagen de la maternidad se amplió y perfeccionó: mi bebé pegadito a mi cuerpo alimentándose sin yo hacer casi nada mientras escribo para ganar dinerito para los dos. Que bueno. 

Por último descubrí el colecho. De entrada no me hizo mucha gracia. No lo veía claro, me parecía peligroso. Pero con la cuna colecho ya era otra historia. Ahora mi nueva imagen de la maternidad ya era perfecta: habíamos eliminado el levantarse por las noches.

Ahora que lo estoy viviendo esa imagen se ha roto un poco. La maternidad no es cómoda. Aún así el trío colecho, lactancia y porteo me está salvando la vida cada día. 

Con el método “baby led weaning” la historia está resultando diferente. ¡Cuánto trabajo que da! La idea me gusta. Me gusta ver como va comiendo ella solita. Creo que es una buena manera de fomentar su autonomía. Pero ostras, nunca imaginé que pudiera dar tantísimo trabajo. Prepara la comida (bueno, normal, no?), sienta la nena, ponle el babero y ponle la comida. Hasta aquí todo bien, ningún problema. Entonces empieza a comer. Bueno, por decirlo de alguna manera porque lo que hace es, de hecho, otra cosa. Agarra la comida con su puño, la mueve, la tira, se toca con la mano sucia, vuelve a agarrar, ahora le da golpes salpicando. Vamos, acaba todo hecho un cristo. Y yo me planto ahí delante sin saber por dónde empezar. Limpia la niña, la trona, los baberos, el suelo, la ropa. Empecé haciéndolo tres veces al día. Ahora solo una.

En fin, a ver que me dice el médico hoy. ¡Hasta mañana! 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s