La polémica está servida. 

Ayer Iris cumplió 8 meses! Me di cuenta después de redactar el post. Desde que he empezado este particular diario, cuando me despierto en mitad de la noche miro el reloj y si son más de las cuatro me pongo a escribir. A esas horas, de hecho, aún no soy persona. Voy relatando como entre sueños. Cuando termino a veces me vuelvo a dormir, a veces no, según si Iris sigue durmiendo o que.

Me volví dormir y a las ocho y media aproximadamente nos despertamos. Arranqué nuestra rutina diaria y mientras estábamos desayunando me di cuenta del día que era. ¡26 de julio! ¡Iris felicidades!

Madre mía cómo pasa el tiempo y que grande esta mi niña. Suena muy tópico pero es que ¡es la verdad! Y sí, ya sé, solo es un bebé pero la veo enorme.

Ahora comprendo una de las frases típicas de las madres: “pero què gran que estàs!”. Lo digo en catalán porque así lo oía yo de pequeña. En esos momentos no entendía nada. Pensaba “Aquí hay algo que no me cuadra, o son tontas, o mienten”. Ahora, por fin, después de no sé cuántos años lo he captado. Ha hecho falta una hija para llegar a este entendimiento. Ni son tontas, ni mienten. Ni tan siquiera están locas, que también podría ser. No, no es eso, es que realmente tu bebé, tu cosita chiquitita que te cabía en tu antebrazo, tu recién nacido ha crecido y no para de crecer. Lo hace por momentos. Sorprende ver que algo tan diminuto y que ha salido de dentro de ti se pueda hacer tan grande. Sin llegar a los 70 cm. ya sorprende. Ahora soy yo la que casi cada mañana al reencontrarme con mi preciosidad exclamo “pero què gran que estas!”

Esta grande y trasto. Cada vez se mueve más. Recuerdo cómo me emocioné el primer día que se puso boca abajo ella solita. Ahora, boca abajo, boca arriba, de lado, desplazamiento hacia la izquierda, hacia la derecha, ui que levanta el culito, ai que sale de la habitación, guau que ya abre cajones, vaya ¡qué ya mete la mano! Oh ¡ha cogido un zapato!

En fin, que os voy a explicar. ¿Quién no sabe lo que es un bebé descubriendo el mundo? Todo lo toca, todo lo quiere, todo se lo mete en la boca. Hemos entrado en el periodo del NO.

Dicen que más adelante entraremos en la temible época de los berrinches. Yo tengo la sospecha que es una especie de venganza. Los críos aprenden a partir del ejemplo. Y ¿qué han aprendido durante todo este tiempo? “No toque eso”, “no toques aquello”, “ven aquí”, ” vamos allá”, “estate quieto”, “¡muévete!”. En el momento que adquieren autonomía, que ya se desplazan por si mismos, que pueden campar a sus anchas y que además son capaces de comunicarse ¿qué van a hacer? Pues lo que han aprendido: dar órdenes y decir ¡NO! La polémica está servida.

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Conectando a %s