¿Quién se puede resistir?

Mi pequeña ya se ha dormido de nuevo. Se despertó a las cinco de la madrugada, estuvo mamando un rato y no se durmió al momento como de costumbre. Ahora son las 6:19. Aprovecharé y escribiré el post de hoy.

¡Buenos días! Este fin de semana ha sido bastante tranquilo. Bueno, como casi siempre. Criando mi bebé transcurre el tiempo suavemente mientras las rutinas se van sucediendo. Estas se han ido creando sin yo buscarlas. Imagino que el ir escuchando a la bebé e ir haciendo aquello que nos mantiene en calma nos ha conducido a repetir siempre lo mismo.

Desde que me enteré que estoy embarazada que mi vida se ha basado en reducir el estrés. Me considero una persona con niveles considerablemente altos a pesar de haber tenido una vida muy tranquila. Me explico, cualquier evento era susceptible de provocarme retortijones y flatulencias muy incómodas y pesadas. Que tenía una entrevista de trabajo, nervios. Que tenía que comprar algo que no había comprado nunca antes como mi primer coche, nervios. Que he de viajar, nervios, aunque sea al pueblo de al lado. Que tengo un examen, nervios. Que tengo que ir al médico, nervios. Que he quedado, nervios. Que he de parir, ui, muchos nervios ¡me muero!

Yo creo que llevo la niña siempre encima por culpa de mis nervios. Y es que ¿no os estresa el llanto de un bebé? Y si es el tuyo ¡ya ni te cuento!

Mi niña pasa muchísimas horas en la mochila. Os podría decir que es por sus muchas ventajas para su desarrollo físico y mental. Es buenísimo para la cadera, ayuda a regular su temperatura corporal y su ritmo cardíaco, socializa mejor, etc., etc., etc… Incluso los fisioterapeutas recomiendan el uso de portabebés (lo acabo de ver en el Google). Pero no, la cuestión, el kid es que ¡no llora! ¡Y sin perjudicarla! ¡Es fantástico! Los bebés mientras están pegados a su madre ya sea en brazos, ya sea porteados, no lloran y además no supone ningún problema para su desarrollo. Y no sólo eso, sino que además los beneficia! ¿Quién se puede resistir a ello? No lo se pero los hay que me miran raro.

A veces veo a mamis con el bebé en el cochecito llorando o quejicosos. ¿Cómo pueden resistirlo? Me pregunto. No se, o tienen nervios de acero o aun no conocen las maravillas del porteo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s